Lo que no te cuentan sobre los champús sólidos...

Por fin me he animado a probar un champú sólido. Llevaba años usando la misma marca del champú tradicional y la verdad es que desconfiaba un poco del nuevo formato. Mi aventura empezó a la hora de elegir bien la base del champú que mejor me iría. Tenemos tanta variedad…y sobre todo: todos HUELEN DE MARAVILLA!!!!

Después de pasar el COVID hace un par de meses mi piel se ha vuelto mucho mas sensible, el cuero cabelludo empezó a descamarse y no conseguía recuperar su salud del todo así que dudé entre el jabón de Caléndula para calmar mi piel hiper sensible u optar por el champú de Dos Arcillas y Árbol de Té por su efecto antibacteriano y purificador. Tenia claro que lo que necesitaba mi piel era un producto de cosmética natural de calidad.

Es cierto que al principio te sientes algo torpe al cambiar de formato, pero allá van mis consejos:

1. No mojes la pastilla, cógela con las manos húmedas para manipularla fuera del agua y así evitar que se ablande demasiado

2. Frota el pelo directamente con la pastilla si tienes mucha melena como yo o enjabónate las manos y con la espuma lávate el pelo

3. Lávatelo desde arriba hacía abajo para evitar enredarlo demás

4. Enjuágalo bien y si tienes el pelo graso repite el lavado

Con el primer lavado notas el pelo algo distinto en el tacto y hace falta algún lavado más para que tu pelo “se acostumbre” a la nueva fórmula, pero si os soy sincera, creo que ya no volveré a usar los champús líquidos. ¡Mi experiencia ha sido fantástica y aunque se habla mucho de la reducción de residuos, de no usar el plástico (y que conste que no quiero quitarle la gran importancia que tiene), os tengo que contar el mayor cambio a mejor que ha supuesto este descubrimiento en mi vida y es la REDUCCIÓN de mil botes de champús, jabones de cuerpo y de cara que eliminas del estante de tu ducha!!! ¿Cuántas veces alcanzando uno de ellos con la mano enjabonada se te caío el bote al suelo derramando su contenido y arrastrando consigo todo lo demás que tenias en el estante? Con una sola pastilla que te dura una eternidad, te será suficiente en tu higiene diaria porque vale tanto para lavar el pelo como para limpiar la cara y el cuerpo así que animate para el cambio y deja que la naturaleza sea el mejor remedio para el cuidado de tu piel.